Support for LAist comes from
We Explain L.A.
Stay Connected
Ilustración de una persona grande que sostiene a una persona más pequeña que sostiene a un bebé.
(Dan Carino
/
LAist)
¿Qué hacen las doulas y cómo puedo encontrar una en Los Ángeles?
Vas a tener un bebé y queremos ayudarte, desde el punto de vista periodístico, claro.
Before you read more...
Dear reader, we're asking you to help us keep local news available for all. Your financial support keeps our stories free to read, instead of hidden behind paywalls. We believe when reliable local reporting is widely available, the entire community benefits. Thank you for investing in your neighborhood.

Vas a tener un bebé y queremos ayudarte, desde el punto de vista periodístico, claro. LAist ya ha publicado una guía sobre el posparto, pero primero viene un paso importante — ¡dar luz a tu bebé!

Nota
  • Esta guía se escribió originalmente en inglés, con enlaces a sitios web y recursos también en inglés. Reemplazamos los enlaces con sitios web en español donde están disponibles. Algunos enlaces están traducidos al español por Google Translate. Sabemos que estas traducciones no son ideales.

Tal vez quieras preparar un plan de parto donde detalles tus preferencias, desde el uso de una pelota durante el trabajo de parto hasta tus deseos de lactancia.

A veces esos planes de parto incluyen el acompañamiento de una doula, pero no todas las personas saben qué hacen las doulas, y no todas las doulas hacen lo mismo.

Support for LAist comes from

Pero ¿qué es exactamente una doula?

En términos generales, las doulas ofrecen a las personas embarazadas y a las que acaban de dar a luz apoyo educativo, emocional y físico antes, durante y después del nacimiento del bebé.

Las doulas son profesionales perinatales, pero no son médicos ni comadronas. No toman decisiones médicas en nombre del cliente ni le dicen lo que tiene que hacer.

Las doulas son más bien educadoras, acompañantes y defensoras de las personas embarazadas y sus parejas antes del parto, durante el parto y en la fase de posparto.

“El propósito es educar, empoderar e inspirar a los clientes para que puedan tomar decisiones informadas y tengan una experiencia de parto positiva”, explica Bethany Benson, doula de Compton.

Las doulas existen, de una u otra forma, desde la antigüedad (enlace en inglés). Antes de los hospitales y la atención médica moderna, las mujeres solían contar con el acompañamiento de familiares mientras daban a luz en casa. El término doula proviene de una palabra griega que significa mujer que sirve, pero hoy en día no son únicamente las mujeres quienes realizan este trabajo.

Ya tengo preguntas

Nosotros también. Hay mucho que considerar. ¿Cómo se entrevista a una doula? ¿Cómo sabes que está cualificada? ¿Cubrirá mi seguro médico sus servicios? ¿En qué consisten exactamente sus servicios? ¿Cuáles son las ventajas? ¿Hay alguna desventaja? ¿Cómo puedo encontrar una doula?

Recibimos docenas de preguntas de los lectores de LAist, y hablamos con más de 20 doulas de California para encontrar respuestas.

Support for LAist comes from

¿Tienen las doulas algún efecto en la experiencia del parto?

Anne Buster, lectora de LAist, nos dijo que haber contratado a una doula para el nacimiento de sus hijos creó un mejor ambiente durante el parto. Nos envió la siguiente pregunta: “¿Las estadísticas respaldan mi experiencia?”. “Mejor” es un término subjetivo, pero sí hay datos sobre los resultados de los partos con acompañamiento de doula:

  • Un estudio de 2016 (en inglés) sobre partos financiados por Medicaid reveló que las mujeres que cuentan con el acompañamiento de una doula tenían menos probabilidades de tener un parto prematuro o por cesárea (esta tendencia podría ahorrar a los seguros médicos casi $1,000 por parto).
  • Una revisión de 2017 de más de 20 estudios de todo el mundo reveló que las mujeres que recibían “apoyo continuo” (como el que proporciona una doula) durante el parto tenían menos probabilidades de dar a luz por cesárea y se les administraban menos analgésicos.
  • El American College of Obstetricians and Gynecologists publicó en 2014 que “los datos indican que una de las herramientas más eficaces para mejorar los resultados del trabajo de parto y el parto es la presencia continua de una persona de apoyo, como una doula”.

Las doulas también son consideradas cada vez más como un factor clave para revertir las disparidades durante el parto que sufren las mujeres de color.
En el condado de Los Ángeles, los bebés afroamericanos tienen el triple de probabilidades de morir durante el parto que los bebés blancos y las mamás negras también tienen un riesgo de muerte desproporcionadamente elevado.

“Los datos muestran que el apoyo de una doula durante el embarazo y el parto puede ayudar a mitigar algunos de estos riesgos”, afirma Rachel Hardeman, investigadora de la Universidad de Minnesota especializada en la equidad en la salud reproductiva. “Creo que es muy importante entender que la función de la doula es una pieza clave de un rompecabezas muy amplio”.

¿En qué consiste el apoyo de una doula?

Imagen en primer plano de una mujer embarazada con una camisa negra sentada y las manos apoyadas sobre las piernas.
Las doulas dicen que su trabajo empieza antes de que nazca el bebé.
(Mariana Dale / LAist)

Planificación del parto

Las doulas con las que habló LAist dicen que apoyan a las personas con una variedad de planes de parto, incluyendo cesáreas, parto vaginal después de una cesárea (VBAC por sus siglos en inglés), partos en el hospital y partos en casa.

“No intentamos obligar a nadie a tener a un bebé sin epidural”, explica Michelle Sanders, doula radicada en Los Ángeles. “Si quieres un parto medicado, dímelo y repasaremos juntas la lista de todos los medicamentos e intervenciones disponibles para que entiendas tus opciones”.

Stevie Merino, doula de Long Beach, señala que apoya a sus clientes sin ningún tipo de prejuicio.

“No voy a proyectar en ti lo que yo quiero para ti”, comenta Merino.

También hay doulas que trabajan con clientes que perdieron a un bebé, ya sea por un aborto espontáneo o al dar a luz. Otras doulas acompañan a personas que quieren abortar. Las doulas que ofrecen todos estos servicios se denominan “doulas de espectro completo”.

Cada doula tiene sus propias áreas de especialización y su propia manera de hacer las cosas, pero a continuación repasamos algunos ejemplos de lo que podemos esperar de una doula.

Sesiones prenatales

Las doulas ofrecen sesiones prenatales de forma virtual, en el hogar de los clientes o donde los clientes se sientan más cómodos. Estas sesiones pueden durar entre una y varias horas. A veces hay múltiples reuniones previas al parto.

Posibles puntos que incluyen las sesiones prenatales:

  • Redacción de un plan de parto
  • Estiramientos o ejercicios
  • Información dietética y nutricional
  • Acompañamiento a citas médicas
  • Preparación para el parto y la crianza
  • Preparación de la pareja, familiar o amigo/a sobre cómo apoyar a la mamá
  • Tratamientos con hierbas o aceites esenciales
  • Técnicas de alivio del dolor
  • Preguntas sobre el parto, también sobre la anatomía y la fisiología del parto
  • Apoyo y preparación para el parto para personas LGBTQ+
  • Preparación para el posparto (curas físicas, lactancia materna y salud mental)

Muchas de las doulas con quienes habló LAist también se comunican con frecuencia con sus clientes por mensaje de texto para responder a todas sus dudas tanto antes como después del parto.

Apoyo durante el parto, en persona o virtual

Las doulas están de guardia los días previos al parto. La mayoría de ellas cuentan con una compañera de confianza que pueda cubrirlas en caso de que ellas no puedan asistir al parto. Durante la pandemia, algunas doulas empezaron a ofrecer apoyo virtual al no poder estar físicamente presentes en el parto.

Durante el parto las doulas ofrecen:

  • Masajes
  • Visualizaciones guiadas
  • Ayuda con las posturas de la mamá
  • ¡Comida!
  • Fotos y documentación del parto

Sara Lutz contrató a una doula para que la ayudara en el parto de su tercer y cuarto hijo. “Cuando llegó el momento para empujar, yo estaba exhausta. Ella me sostenía y colocaba mi cuerpo en las posiciones que el bebé necesitaba”.

Las doulas también se ocupan de asegurarse de que se respete el plan de parto de la madre.

“Son los ojos y los oídos de la madre. Saben lo que necesitas como madre cuando tú estás tan sumergida en el parto que no puedes hablar por ti misma”, escribió Marisa Davis. “Tienen los conocimientos, la calma y la paciencia que tu pareja no puede tener. Y también la dedicación y la relación íntima con la madre que un médico (o, en mi caso, una partera) tampoco tienen”.

Pero los partos no siempre salen según lo previsto. A veces las familias tienen que afrontar situaciones inesperadas, como una cesárea, una episiotomía o la inducción del parto.

Cyndi Whitwell, doula de Sacramento con 30 años de experiencia, pide a los médicos que den a sus clientes cinco minutos para considerar cualquier cambio de planes importante.

“Eso les permite tomarse su tiempo, respirar y sopesar sus opciones para decidir cuál es el mejor camino para ellos”, dice Whitwell.

Dar a luz en el hospital en una pandemia

Tener un bebé es una de tantas cosas que la pandemia cambió radicalmente.

“El parto ya de por sí es un momento lleno de incertidumbre, pero ahora tiene una capa más de incertidumbre”, explica Mikaela Lynn, especialista en atención perinatal.

Una mujer con una camisa azul con flores rojas está parada frente a su laptop en la barra de la cocina. Hay dos taburetes amarillos en primer plano.
El trabajo de doula se basa en gran medida en las relaciones personales, pero al igual que otras doulas, Monique Cowan tuvo que trabajar con sus clientes a distancia durante la pandemia.
(Chava Sanchez / LAist)

Los hospitales adaptaron sus políticas de acuerdo a las recomendaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, los departamentos de salud pública locales y de California, y otras organizaciones.

“La salud es nuestra prioridad”, señala Michelle Souza, directora ejecutiva del área de Servicios para Mujeres y Neonatos en el hospital Cedars-Sinai Medical Center.

Las doulas y el personal hospitalario dicen que es importante preguntar a los hospitales sobre sus políticas de acompañantes respecto al COVID-19 cuando se acerque la fecha del parto, porque durante la pandemia todo ha cambiado de un día para otro.

Los profesionales perinatales de California elaboraron una lista de preguntas útiles (en inglés), que incluyen:

  • ¿Cuántas personas de apoyo pueden acompañarme durante el parto? ¿Pueden salir y volver a entrar? ¿Tienen que usar mascarilla o algún equipo de protección especial? ¿Proporcionan ustedes mascarillas/equipos de protección personal?
  • ¿Cambiaron sus políticas por el COVID-19? ¿Cree que se producirán más cambios?
  • ¿Cuál es su política de pruebas de COVID-19?
  • Si tengo COVID-19 el día del parto, ¿qué cambiará en cuanto a mi atención médica?

Al principio de la pandemia, las restricciones de los hospitales prohibían o limitaban los acompañantes durante el parto. Ahora muchos hospitales permiten al menos la entrada de un acompañante y una doula, pero aún tienen normas adicionales. Las políticas también varían en lo que respecta a los acompañantes en las citas prenatales.

“Las normas sobre la entrada de acompañantes en los hospitales son diferentes y probablemente serán así por mucho tiempo”, indica Souza.

Por ejemplo, los hospitales pueden exigir a los acompañantes y a las doulas que presenten documentación de vacunación contra el COVID-19 o una prueba de COVID-19 negativa. A veces también se exige a las doulas que presenten un certificado expedido por una organización educativa (más adelante explicamos por qué a veces es complicado).

“Queremos contar con la presencia de las doulas”, dice Souza. “Queremos su apoyo en la experiencia de parto”.

Si tu doula no puede estar presente físicamente en el parto, pregunta en el hospital si puede apoyarte virtualmente, por teléfono o videollamada. Si es así, no olvides llevar el cargador.

Un poco más sobre la colaboración con el equipo perinatal del hospital

Los hospitales no siempre son un espacio acogedor durante el parto. Un estudio de 2019 reveló que una de cada seis mujeres afirma haber recibido un trato desagradable durante el parto, desde abusos verbales hasta sentirse ignoradas cuando pedían ayuda. El porcentaje es más alto para las mujeres negras, indígenas y latinas. Otros estudios indican que estas percepciones de mal trato están vinculadas a las disparidades en la atención hospitalaria.

LAist habló con doulas que describieron haber tenido interacciones conflictivas con los médicos y el personal hospitalario, pero también hablamos con profesionales hospitalarios que nos contaron que sí quieren trabajar con doulas.

“Siempre animo a mis compañeros de trabajo a no despreciar nunca a una paciente que llegue con un plan de parto”, explica Nancy Lomen, enfermera y doula de Emanate Health. “Si vienen con doula, piensa en esa doula como un miembro más del equipo”.

Es posible que no todo el personal médico sepa qué es una doula o el papel que desempeña en el parto. La directora de partos de Emanate Health, Judy Chacon, anima a las pacientes a compartir sus planes de parto con el médico con anticipación, aunque no sea el mismo médico que vaya a atenderlas el día del parto.

“Siempre es bueno tener esta información para trasladársela al médico que va a atender a esa paciente e intentar trabajar en equipo para satisfacer sus deseos”, señala Chacon.

Visitas de posparto

¡Lo lograste! Ya tienes a tu bebé.

Las doulas también ofrecen visitas a la mamá y el bebé después del parto para responder a cualquier pregunta sobre lactancia materna, cuidados del bebé, recuperación de la madre, salud mental... e incluso pueden abastecer tu congelador de toallas femeninas heladas.

Algunas doulas se especializan exclusivamente en el posparto.

Una doula puede también venir a tu casa para cuidar al bebé y dejarte descansar o bañarte sin interrupciones.

Una mujer con una camisa amarillo mostaza de mangas largas está sentada con su hijo pequeño. A su derecha hay una mujer embarazada con una camisa de cuadros azules y, parada, a su derecha, una mujer con leggings negros sosteniendo a un bebé. La pared de fondo es de color oliva y crema, con una pintura de un gran sol dorado.
Erika Moore, Farah Kolker y Andrea Orrego reunidas en Kindred Space en tiempos prepandémicos para hacer preguntas, compartir sus experiencias y recibir consejos sobre el embarazo y la maternidad.
(Mariana Dale / LAist)

“Mi doula vino a visitarme varias veces: me trajo comida, lavó los platos, cuidó al bebé, me vendó el estómago y se aseguró de que yo estuviera bien mental y emocionalmente (¡ansiedad y depresión posparto: no, gracias a Dios!)”, nos cuenta La Mikia Castillo. “Estoy muy agradecida por su apoyo durante esta etapa crítica de mi transición a la maternidad con un recién nacido”.

Otros servicios de posparto que pueden ofrecer las doulas son la encapsulación de la placenta (planeada con anticipación, consultas sobre el sueño del bebé y asesoría de lactancia.

Cuando la atención de todos los demás se enfoca en el bebé (“cuánto pesa, qué come, ¿me dejas cargar al bebé?”) las doulas se enfocan en la persona que dio a luz.

Lynn nos explica que las doulas son quienes preguntan “¿Cómo vas con el sangrado? ¿Pudiste ir al baño? ¿Puedes orinar? ¿Cómo estás comiendo? ¿Cómo tienes los pechos? ¿Cómo sientes el cuerpo?”.

A partir de estas preguntas ofrecen apoyo con lo que necesite la madre. Las doulas son un “recurso para encontrar recursos”.

“Llegan muchos cambios con un bebé”, dice Lynn. “Parte de mi trabajo consiste en apoyar a esas personas y ayudarlas a encontrar los recursos que necesitan y merecen”.

Una mujer con el cabello rizado y de color turquesa sostiene un dispositivo redondo de plástico azul en la mano derecha y tiene la mano izquierda sobre el pecho. Otra mujer con una camisa de cuadros blancos y negros está sentada a su derecha y otra está sentada en un sofá y sostiene un bebé en brazos.
La doula Lauren Archer muestra a las nuevas mamás un masajeador de lactancia, que ayuda a aliviar los conductos obstruidos, en Village Birth (Eagle Rock), antes de la pandemia.
(Samanta Helou para LAist)

Muchas de las doulas que entrevistó LAist afirman que siguen en contacto con sus clientes a medida que sus bebés van creciendo.

“Me gusta mucho crear comunidad”, dice Merino. “El trabajo de doula no termina después del nacimiento del bebé, o después del embarazo”.

¿Existe algún tipo de certificación de doula?

Sí, pero...

Hay organizaciones locales y nacionales que certifican a las doulas. Por lo general, las certificaciones exigen varios días de capacitación en áreas como el proceso de parto, el acompañamiento durante el parto, la lactancia materna y el apoyo físico y emocional. Los programas también pueden exigir capacitación continua y recertificación después de ciertos años.

Algunos programas de capacitación de doulas no expiden certificados, y algunas doulas optan por este tipo de programas.

Stevie Merino, doula de Long Beach y cofundadora de Birth Workers of Color Collective, dice que hay preguntas dentro de la comunidad de profesionales perinatales sobre quiénes son considerados los “guardianes” de la información sobre la maternidad y, por consiguiente, quiénes pueden ofrecer servicios.

¿Cuánto cuesta contratar a una doula?

Cada doula establece su propia tarifa por el acompañamiento durante el parto y las visitas prenatales y de posparto. En Los Ángeles, los precios oscilan entre unos cientos y unos miles de dólares.

Las doulas que respondieron a esta pregunta, dicen que aceptan varios métodos de pago:

  • Efectivo
  • Cheque
  • Tarjeta de crédito
  • Venmo
  • PayPal
  • Intercambio de bienes o servicios

“Si crees que no puedes permitírtelo, pregunta si tu doula ofrece descuentos para familias con bajos ingresos”, aconseja la doula Sarah Pinder. “Muchas de nosotras los ofrecemos y creemos que es muy importante hacerlo”.

Algunas doulas trabajan por medio de organizaciones sin fines de lucro o de forma independiente para ofrecer servicios gratuitos o de bajo costo a las familias con bajos ingresos. Además de los servicios típicos de una doula, estas doulas comunitarias también suelen ofrecer referencias a otros recursos.

El Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles cuenta con un programaque ofrece servicios gratuitos de doula a las mujeres negras que residen en las zonas del condado con mayor número de muertes de bebés negros.

¿El seguro médico cubre los servicios de una doula?

Esta fue la pregunta que más personas nos hicieron.

LAist se puso en contacto con varias compañías de seguros de salud de California.

Una mujer con el cabello corto y café oscuro y con lentes sostiene a un bebé contra su pecho.
Nix Grover amamanta a su bebé en el grupo de apoyo del cuarto trimestre organizado por Village Birth en Eagle Rock antes de la pandemia.
(Samanta Helou para LAist)

Blue Shield of California, Kaiser Permanente y UnitedHealthCare nos dijeron que actualmente no cubren ningún servicio de doula.

Marianna Volodarskiy, directora clínica regional de Kaiser Permanente Southern California, nos respondió que la compañía está consciente del creciente interés en los servicios de doula y las investigaciones actuales sobre las ventajas de contar con una doula. “Seguiremos analizando las nuevas evidencias que se publiquen respecto a este tema”.

Un portavoz de UnitedHealthCare dijo que, aunque la compañía no cubre los servicios de doula, las personas que tengan una cuenta de ahorros para la salud ("health savings account") pueden usar esos fondos para pagar las facturas de una doula.

Está previsto que Medi-Cal cubra todo el espectro de servicios de doula para los californianos con bajos ingresos a partir del 1 de enero de 2023, aunque la implementación de esta nueva política ya se ha retrasado dos veces.

LA Care Health Plan se está preparando para agregar los servicios de doula en el mismo calendario que Medi-Cal.

Al menos otros dos estados, Minnesota y Oregon (en inglés), ya incluyen los servicios de doula como parte de Medicaid.

“El acompañamiento de una doula no solo es para el embarazo, el parto y el postparto, sino que también es necesario para casos de aborto y muerte fetal”, explica Amy Chen, abogada sénior del National Health Law Program de Los Ángeles.

Está previsto que este nuevo beneficio entre en vigor el próximo mes de enero. Mientras tanto, hay muchas cosas que el Estado aún tiene que resolver, desde cuánto reembolsar a las doulas por sus servicios hasta quiénes pueden ser doulas. Puedes obtener más información, incluyendo cómo participar en las sesiones para partes interesadas, enviando un correo electrónico a DoulaBenefit@dhcs.ca.gov.

Dónde encontrar una doula en LA / Recursos

Puedes buscar doula en los directorios locales y nacionales. Muchas doulas también tienen sus propios sitios web y cuentas de redes sociales.

Aquí tienes algunos recursos del sur de California. Muchos de ellos también ofrecen apoyo virtual y indicamos los que compartieron con LAist que ofrecen servicios en español:

  • Alumbra Midwifery: servicio de partera, servicios de parto en casa, atención posparto. Servicios en español.
  • Beauty For Ashes Maternal Wellness: organización sin fines de lucro que se enfoca en el apoyo perinatal a las personas de color, a las adolescentes embarazadas y a los padres y madres jóvenes, y en la mentoría de doulas. Servicios en español.
  • The Birth Co-op: preparación previa al parto, servicios de doula y referencias. Servicios en español.
  • Birthworkers of Color Collective: apoyo en el parto y capacitación de doulas con sede en Long Beach.
  • The Cradle Company: centro de recursos para el embarazo y el posparto que ofrece servicios de doula, clases de cuidado del bebé, lactancia y consultas sobre el sueño del bebé en el sur de California, con varias sedes, entre ellas Pasadena y Newport Beach.
  • Espiral Birthwork: servicios de doula, apoyo a la lactancia, apoyo al posparto. Servicios en español.
  • Frontline Doulas: programa público de salud perinatal que ofrece servicios de doula gratuitos a familias negras del condado de Los Ángeles que cumplan ciertos requisitos, defensa del parto respetado, programas de capacitación y servicio de llamada telefónica con una doula. Servicios en español.
  • Janet Aparicio (Correo electrónico): doula de parto y posparto. Servicios en español.
  • Joy in Birthing Foundation: servicios gratuitos de doula para familias con bajos ingresos, capacitación para doulas.
  • Kindred Space L.A.: centro de maternidad, servicios de doula y comadrona, clases de preparación para el parto, grupos de apoyo y asesoría de lactancia y capacitación de comadronas con sede en el sur de LA.
  • LOOM: clases sobre el embarazo y la lactancia, y directorio de doulas.
  • Pati Garcia: partera licenciada, servicios de parto en casa y educación. Servicios en español.
  • Monarca Birth: apoyo en el parto y posparto a personas que dan a luz en el área de Los Ángeles, inspirado por las prácticas tradicionales mexicanas. Servicios en español.
  • Los Angeles Birth Partners: servicios de doula para el parto y el posparto, referencias de clases de preparación al parto, clases y consultas sobre lactancia.
  • The Pump Station: referencias de doula, clases de crianza para padres y. madres, clases y apoyo a la lactancia con sede en Santa Mónica.
  • Village Birth: clases de preparación al parto, servicios de doula y grupos de apoyo.
  • SBCC Thrive LA: servicios de doula comunitarios.

Nacional/Internacional

A continuación incluimos algunos recursos adicionales sobre beneficios públicos, salud neonatal/materna y educación de la primera infancia:

¿NOS OLVIDAMOS DE ALGO?
  • Estos recursos fueron recomendados por profesionales perinatales y familias de California. ¿Tienes alguna sugerencia? Envía un correo electrónico a mdale@scpr.org.

Qué preguntas debo hacer para decidir qué doula contratar

Antes que nada, hazte algunas preguntas a ti misma:

  • ¿Qué esperas de tu experiencia con una doula?
  • ¿La trayectoria personal de tu doula es un factor importante para ti?
  • ¿Quieres trabajar con alguien que te apoye en la lactancia o que brinde algún servicio específico?
  • ¿Quieres incluir tradiciones familiares o culturales en tu plan de parto?
  • ¿Cuál es tu presupuesto?

Considera la posibilidad de entrevistar a varias doulas (tres es un buen número). Puedes hacerles preguntas como “¿tienes experiencia?, ¿qué servicios ofreces?”.

“Elige a alguien con quien te guste hablar y con quien te sientas cómoda, alguien que te inspire y te haga sentir segura y confiada en ti misma”, asegura Rebecca Belenky, doula de profesión. “La mayoría de las personas se sienten muy juzgadas por los demás durante el embarazo y la crianza, lo último que necesitan es sentirse juzgadas por su propia doula”.

Marlee y Megan Malone-Franklin, doulas de Orange County, sugieren preguntar por la historia que llevó a la doula a elegir esta profesión y cuál es su manera de trabajar con las parejas que van a tener un bebé y los proveedores de salud.

Volvamos a las preguntas personales: ¿Esta doula te hace sentir segura? ¿Podrías compartir un momento vulnerable con ella?

“Cada doula tiene su propia personalidad y habilidades”, señala Darla Burns, una doula de Santa Clarita. “¿Con quién te imaginas pasar un momento tan íntimo como el parto? ¿Quién crees que te ayudaría mejor a pasar el dolor? No se trata solo de la experiencia que tenga y el precio que cueste, también tienes que conectar con tu doula”.

Merino suele decir lo siguiente en sus entrevistas con clientes potenciales: “si no es un sí rotundo, probablemente sea un no”.

“A menudo, durante el embarazo, no podemos elegir muchas cosas”, dice Merino. “Por eso, en las cosas que podemos elegir, como quién nos va a acompañar, debemos tomar una decisión que nos haga sentir bien”.

¿Puedo conocer experiencias de personas reales que contrataron a una doula?

¡Sí! Muchas de las personas que nos respondieron dijeron que podíamos compartir sus historias. La conclusión general fue que sus doulas las ayudaron a mantener la calma, velaron por su salud y sus deseos, y les proporcionaron una valiosa fuente de información.

Dar a luz en una pandemia puede ser muy solitario, pero no tiene por qué serlo

A principios de 2020, Sheila Thomas y Charles Lyles, una pareja que por aquel entonces vivía en Alhambra, sabían que el nacimiento de su segundo hijo sería diferente debido al coronavirus.

Thomas, psicóloga clínica licenciada, dijo que quiso tener a una doula porque cuando nació su primer hijo sufrió ansiedad posparto.

Su mente se llenó de pensamientos incontrolados como: “Soy la única persona que puede mantener a este bebé con vida. Nadie más puede mantener a este bebé con vida. Eso significa que tengo que estar despierta todo el tiempo. No puedo dormir. No me puedo dormir porque tengo que cuidarlo yo. Todas las demás personas podrían dejarlo morir. En serio. Es más, es posible que quieran que muera”.

“Es así, realmente se pasa muy mal”, afirma Thomas.

Durante una visita prenatal rutinaria el 7 de mayo, varios días antes de su fecha de parto, un médico le dijo a Thomas que tendrían que inducirle el parto ese día porque tenía pocas reservas de líquido amniótico.

“En ese momento entré en pánico”, explica Thomas. “[Dije], deja que llame a mi doula para que escuche lo que me estás diciendo, y luego cuando esté más tranquila me lo vuelves a explicar”.

Una vez en el hospital, su plan de parto entró en acción: quería que el personal del hospital le pidiera permiso antes de tocar su cuerpo o hacer cualquier procedimiento.

El plan también incluía música.

Thomas había planeado escuchar una lista de reproducción de R&B de los 90, pero en ese momento la canción que quiso escuchar fue Back That Thang Up, de Juvenile, la versión sin censura.

Thomas bailó en su bata de hospital de color azul claro, con una vía colgando de su mano izquierda, y Cowan se rió con ellos por FaceTime.

Cuando el dolor se intensificó, Cowan instruyó a Lyles para que hiciera masajes en el sacro y los glúteos de su esposa.

“Me inspiró a ayudarla, y eso me ayudó a sentir que hacía algo útil”, recuerda Lyles.

Su hijo Ezra nació a las 21:36 horas del 7 de mayo de 2020, aproximadamente una hora después de la fiesta de baile que habían organizado en la habitación del hospital.

Cuando hablamos ese mismo mes, la red de apoyo del entorno de Thomas incluía a su esposo, su familia, un terapeuta, programas de salud pública y su doula, quien sigue estando a un mensaje de texto o una llamada telefónica de distancia.

“Todavía tengo pensamientos de que soy la única que puede mantenerlos vivos, pero ahora soy capaz de decirme que eso no es verdad”, cuenta Thomas. “Sé que cuento con otras personas”.

Un padre empoderado de Orange County

Jose Escobar, un papá de Orange County, explica que se mostró escéptico cuando su esposa Elizabeth, estando embarazada de su hijo en 2016, le dijo que quería tener una doula.

Pero una vez empezaron las clases de preparación al parto con su doula, Jose cambió de opinión.

“Los conocimientos, los métodos y la preparación que nos proporcionó nuestra doula fueron muy valiosos para que nos sintiéramos seguros durante el embarazo y estuviéramos más preparados para el parto”, explica.

Cuando a Elizabeth le diagnosticaron diabetes gestacional, su doula la acompañó a sus citas con un dietista. Cuando no pudieron llevar a cabo su plan inicial de dar a luz en un centro de maternidad debido a un parto de 33 horas, su doula también los acompañó al hospital.

“Llegué al hospital y me bombardearon con un ejército de enfermeras, estudiantes de enfermería, médicos, todo tipo de cosas…”, recuerda Elizabeth. Su doula fue una barrera protectora.

Jose explica que se sintió capacitado para desempeñar un papel en el nacimiento de su hijo, ya fuera guiando a Elizabeth en los ejercicios de respiración o ayudándola a aliviar el dolor.

“Eso fue lo más importante para mí: estar preparado para lo que iba a pasar y tener el estado de ánimo adecuado para ayudar a mi esposa”.